Nuestra Historia

RESEÑA HISTÓRICA DEL DISTRITO DE PAUCARBAMBA.

La existencia del viejo Distrito se pierde en las oscuridades del tiempo. Es probable, data desde las épocas remotas de las grandes culturas que antecedieron al incanato. Por su configuración geográfica especial el valle de Paucarbamba ocupa el tercer lugar entre la cuenca del Mantaro. Un valle de quebradas profundas de diferentes pisos ecológicos tan ideal para propiciar la vida de los seres vivientes, como tal ha sido un sentamiento excepcional para la vida humana.

  

Como mudos testimonios de la antigüedad del hombre Paucarbambino existen ruinas arqueológicas a lo largo y ancho de toda la comarca, entre las más visibles son: la de Muchca, en los bajíos de Antiquipara; Llaqta Qolloy en Paqchaloma y el más cercano, las famosas ruinas de Paqchapampa. Es probable que existan otros más en los distritos vecinos. Los vestigios más notables, sin duda, datan del periodo incaico como el gran Qhapaq Ñan que pasa por las alturas de los distritos de Paucarbamba y Chinchihuasi, paralela a la carretera central. Algunos nombre toponímicos que aún persisten aunque materialmente ya no existen: como Acllahuasi (casa de las escogidas); Inca Raqay en Cunya; Inquil Qollpa (manantial de agua mineral donde solía beber el ultimo curaca del valle: Inquil Tupa Huaman, y lo más vigente y admirable es la supervivencia del idioma Quechua, en el que están registrados todos los conocimientos del pasado incario, sobre todo la literatura oral(cuentos, leyendas mitos, adivinanzas, ritos religiosos, etc.). Sigue utilizándose la tecnología inca en las construcciones de viviendas, caminos y la agricultura. El folklore paucarbambino es eminentemente nativo y mestizo.

A través de las crónicas escritas por los soldados de Francisco Pizarro, cuando estuvieron en el valle del Mantaro, se sabe que una de las ultimas sangrientas batallas de resistencia a los invasores, se llevó a cabo en algún lugar de Paucarbamba, entre los ejércitos de Manco Inca y los Wancas aliados con los españoles(Waldemar Espinoza S., Notable historiador Huancayino).

El primer encomendero que llegó al valle del Paucarbamba se apellidaba Montero y después otros apellidos llegarían para apoderarse de extensas parcelas de la zona.

En la historia republicana como en otros periodos anteriores, Paucarbamba no ha sido ajeno a los grandes acontecimientos históricos, su participación ha sido notable como despensa de abastecimiento de alimentos y otras necesidades en los grandes movimientos, el concurso de los montoneros en la guerra de la independencia y la guerra con Chile.

 

Su nombre proviene de un vocablo quechua “Paucar” cuyo significado es “valle florido” y “Bamba” amplia zona de producción agropecuaria. A este vocablo compuesto, los primeros religiosos que catequizaron la zona, en cierto modo los fundadores de la actual ciudad, antepusieron la frase: “Villa San Francisco de Paucarbamba”, posiblemente frayles franciscanos que acostumbraban poner la advocación del santo Italiano a las parroquias que fundaban en la colonia.

Cabe señalar, Paucarbamba en un distrito que no cuenta aún con una memoria histórica escrita. Ni los hijos mas ilustrados, ni los estudiosos de otros lugares se han preocupado de realizar alguna investigación científica sobre el pasado histórico del distrito. Sin duda una grave omisión. Este estado de cosas del distrito de Paucarbamba lo sume en un pueblo sin historia, es decir, un villorrio en el anonimato con muchos años de retraso a la comparación de otros pueblos. Esta debe ser, una urgente como impostergable tarea para los nuevos intelectuales Paucarbambinos, de iniciar el trabajo a fin de extenderle una partida de nacimiento a la pequeña patria que nos vio nacer.

Share Button